Hotel Princesa Guayarmina

1933 – 2018

Fue uno de los primeros establecimientos especializados en el turismo de salud en Gran Canaria. Anexo al balneario que explotaba las aguas medicinales del manantial de Los Berrazales en el valle de Agaete desde finales del siglo XIX. Su historia está ligada a la de Juan Suárez, emprendedor visionario que a principios del siglo XX ya soñó con el turismo rural y de salud, con visitantes que apreciasen el trato directo y amable, el placer de las pequeñas cosas. Aunque él no lo llegó a ver, sus muchos descendientes materializaron su idea y levantaron el hotel junto al famoso balneario de aguas ferrugientas, declaradas de interés público en 1929. Así es como se inaugura, en 1933, el Hotel Princesa Guayarmina, con 70 habitaciones que años más tarde fueron ampliadas a 80.

Leer más

SOVHISPAN – МАГАЗИН СОВИСПАН

1971 – 2016

Hasta no hace mucho podía verse en el muelle Sanapú del Puerto de La Luz, sobre la estructura de un generador eléctrico, el rótulo de una empresa que llegó a ser toda una institución en el archipiélago. La creciente demanda de suministros y trámites que requería la flota pesquera de la Unión Soviética en el Puerto de La Luz determinó la creación en 1971 de SOVHISPAN, empresa que constituye un ejemplo paradigmático de las peculiares relaciones exteriores del régimen franquista con la URSS. Un 50% se repartía entre la Compañía General de Tabacos de Filipinas y Vapores Suardíaz y la otra mitad era propiedad de Sovrybflot, la agencia estatal rusa para el comercio exterior, que no tuvo reparos en estrechar relaciones comerciales con la dictadura de Franco.

Leer más

El Vítor de la Casa del Médico

194? – 2021

El Ayuntamiento de Ingenio (Gran Canaria) ha destruido recientemente un símbolo vítor de piedra, malinterpretando la Ley de Memoria Histórica, que obliga a los ayuntamientos españoles a retirar los símbolos franquistas que todavía permanecen en sus calles. El Consistorio no optó por su retirada, que es a lo que obliga literalmente la ley, sino que la emprendió a martillazos con el símbolo situado en la conocida como ‘Casa del médico’, que también sirvió durante un tiempo como comisaría de la Policía Local y que ahora acoge los servicios municipales del Servicio de Igualdad.

Vítores en las paredes de la Universidad de Salamanca. Fotografía de Europa Press.

El vítor o víctor es un símbolo derivado del crismón del Bajo Imperio Romano. Según la leyenda, al emperador romano Constantino, la noche anterior a la batalla del Puente Milvio se le apareció en sueños la cruz junto a las palabras In hoc signo vinces (con este signo vencerás). Al día siguiente, sustituyó el águila imperial por el crismón o labarum y resultó victorioso en la batalla. Poco a poco fue transformándose hasta adoptar otra forma muy diferente, hasta convertirse en otro símbolo: el Vítor, Escudo de la Victoria o Victorioso. Fue adoptado por algunas universidades españolas desde el siglo XIV, como las de Salamanca, Alcalá de Henares o Sevilla, como emblema conmemorativo de quienes obtienen el título de Doctor, en inscripciones murales que se conservan y siguen produciéndose hoy en día. Tras la Guerra Civil española, los vencedores se lo apropiaron utilizándolo en el desfile de la victoria y, a partir de entonces, durante toda la dictadura franquista, como emblema propio de Francisco Franco.

Desfile de la victoria, tras la guerra civil española, celebrado el 19 de mayo de 1939.

Junto a este símbolo en piedra, también fue destruida una placa de las viviendas de La Bagacera con casi dos metros de largo que proclamaba: “Delegación Nacional de Sindicatos. Grupo 18 de julio. 54 viviendas, año 1955”, junto a los símbolos del yugo y la flecha y el logo de la Obra Sindical del Hogar con el martillo flanqueado por espiga de trigo y pluma u hoja de palma.

El símbolo Vítor no abunda en las Islas Canarias, lo que hace doloroso el destrozo perpetrado por el Ayuntamiento. Se conserva uno pintado en la fachada de la Casa de Colón, junto a la Catedral de Las Palmas de Gran Canaria, datado nada menos que en 1771, y otro muy parecido al destruido en Ingenio, también realizado en piedra, en los Juzgados de Paz del municipio de Valsequillo (Gran Canaria).

Símbolo Vítor en la fachada de la Casa de Colón en Las Palmas de Gran Canaria.

Insula Signa no cuestiona en absoluto la aplicación de la Ley 52/2007, lo suficientemente clara en cuanto a la obligación de las Administraciones locales de retirar la simbología franquista o exaltadora de la dictadura que aún permanezca en los espacios públicos. No obstante, sí manifiesta su absoluto desacuerdo con las formas empleadas, ya que no se procedió a una retirada sino a una completa destrucción a martillazos, impidiendo a historiadores y estudiosos tener acceso a un patrimonio gráfico singularmente valioso de nuestro pasado reciente. Tanto Gran Canaria como el resto de islas cuentan con espacios museísticos adecuados para contextualizar, catalogar y exhibir estas piezas como recordatorio del sufrimiento que provocó la dictadura. Esto ya no será posible gracias a un inexplicable acto que roza el vandalismo institucional y del que, de forma incomprensible, el Ayuntamiento se ha vanagloriado con testimonio gráfico en sus perfiles oficiales en las redes.

Un operario “retira” el símbolo Vítor situado en la Casa del Médico, en el municipio de Ingenio.

Fuentes:

· Vítor (símbolo) – Wikipedia

· Salamanca, una ciudad tatuada por la historia

Joyería Purriños

1934 – 2018

Tras 84 años abierta en la calle Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife, frente al Parlamento de Canarias, la vieja joyería cerró sus puertas en diciembre de 2018. Su bonito rótulo con letras metálicas de factura artesanal desapareció con ella.

Fotografías de Lars Petter Amundsen

Mural Domecq

195? – 2020

A principios de 2019, el derribo del famoso local de alterne Cupido, en el barrio de Arenales de Las Palmas de GC, dejó al descubierto un muro en el que se había pintado una réplica de un conocido cartel publicitario de Domecq que anunciaba el jerez Jandilla y el coñac Fundador.

Dado su tamaño, debió ser un trabajo encomiable. Por estar su visión impedida por un muro, Insula Signa se dispuso a solicitar al Ayuntamiento que nos dieran acceso al recinto de la obra para fotografiarlo, estudiarlo y documentarlo antes de su desaparición. No llegamos a tiempo. Antes incluso de presentar la solicitud, el muro donde estaba fue también derribado. Una verdadera lástima. Calculamos que llevaba allí pintado, a la vista exclusiva de los clientes, unos 60 o 70 años.