EXIT

Mucha gente cree que la palabra EXIT en los carteles que indican la salida de un espacio es de origen inglés, pero en realidad es una apropiación inglesa del término latino exitus, participio del verbo exire (ir fuera, salir). El concepto original se refiere al fin, con buen resultado, de una acción, obligación o negocio, dando lugar a la palabra “éxito“. Se dice que un libro o disco tiene un gran éxito cuando tiene gran salida, es decir, que se vende bien y tiene un gran tiraje. En valenciano se usa el verbo eixir (salir), que tiene la misma raíz latina.


De exit se deriva el reciente término Brexit (Britain + Exit), relativo a la salida del Reino Unido de la Comunidad Europea.

Por su función clave en situaciones de emergencia, las características de estos carteles viene regulada en numerosas normativas de seguridad. En New York, por ejemplo, para asegurar su óptima visibilidad, se establecen directrices para su diseño que incluyen color, iluminación y tamaño de la tipografía. Así, las letras deben ser de color rojo, de 20,3 cm. de altura y trazos de 2,5 cm de ancho. Si los letreros son foto-luminiscentes, deben tener la capacidad de permanecer visibles durante ocho horas después de exponerse a la luz.

En los transportes públicos en todo el mundo de habla inglesa (y donde hay señales en inglés para los viajeros), las salidas están marcadas como EXIT. La única excepción parece ser Gran Bretaña, donde se usa mucho WAY OUT. Pero EXIT y WAY OUT no significan específicamente lo mismo. Una señal WAY OUT no siempre indica una salida, sino una ruta hacia la salida real.

También suele usarse WAY OUT en las autopistas y en otros lugares, pero generalmente cuando hay un camino a seguir, veremos la señal WAY OUT, o incluso más comúnmente, el cartel verde con un hombre saliendo de una habitación, que es la forma estándar ISO de indicar una salida y se utiliza en muchos lugares del mundo.

Compartir este artículo