Museo de Piedra

Carmelo Gil Espino consiguió atraer a miles de visitantes a su Museo de Piedras y Artesanía Canaria, haciendo de él un atractivo turístico sin precedentes en la isla desde el año 1964. Con la ayuda de sus hermanas Segunda, Victoria y María amplió el edificio -una mansión de típica arquitectura canaria- y albergó en él más de cinco mil piedras volcánicas procedentes de África y Canarias, artesanía local, los famosos calados y telares canarios y una colección de aperos de labranza. Además, las instalaciones incluían la ermita del Cristo de los Canarios, con una exposición de arte sacro en su interior. Relevantes personalidades mundiales visitaron el museo, entre ellas la familia real de Noruega, la soprano María Callas y el magnate griego Aristóteles Onassis.

El carácter religioso siempre estuvo presente; su belén fue durante muchos años el más grande de Canarias y en Semana Santa tenía lugar un particular Vía Crucis que acababa en la montaña de Marfú con el encendido de una gran cruz visible a gran distancia. Concurridas procesiones con hasta 27 tronos salían desde sus puertas y el Jueves Santo se repartían miles de panes bendecidos.

La muerte de Carmelo en 2004 causó una progresiva decadencia en las actividades del museo, que acabó con su cierre definitivo en 2018.

Gracias a Octavio, miembro de la familia Gil Espino, por la donación de uno de los rótulos que señalaban la presencia del museo en los alrededores. Este vestigio de la historia del municipio y de la isla puede contemplarse actualmente en La Tiendita Canaria de Ingenio.

Compartir este artículo